Un hombre bueno

Decía Juan Bosch que cuando se muere un hombre bueno el cielo llora, por lo que creo que desde la bóveda celeste se derrama aún más lágrimas si asesinan a un bienhechor, como sin dudas lo fue el maestro Mateo Aquino Febrillet.

El impacto de un balazo que penetró por el hombro izquierdo segó una vida útil, de un ciudadano que por méritos propios y tras 35 años como docente, alcanzó la rectoría de la Universidad Autónoma, que también fue un gran cultor de paz y de armonía.

Sin compartir ideas políticas, el maestro Aquino Febrillet y yo cultivamos una sólida amistad basada en el respeto y la admiración mutua, una relación de la que yo siempre salía ganancioso pues abrevaba a cambio de nada en su fuente de conocimiento y experiencia personal.

La noticia de su vil asesinato me impactó tanto que opté por suspender el viernes en la tarde compromisos laborales y profesionales, porque aun ahora no puedo entender por qué el desenfreno de gente sin escrúpulo sega la vida de un hombre bueno.

A Aquino Febrillet lo persiguieron y lo mataron individuos que su historial de chantaje, violencia y corrupción constituyen motivo de vergüenza para la sociedad y de baldón para una clase política que los acoge en su seno para aprovecharse de su desenfreno y de su dinero mal habido.

El ejercicio de la actividad política fue definido por el fundador de la República, como el más puro y digno de ocupar la inteligencia humana pero, penosamente, los partidos- unos más que otros- se convierten en recipientes de gusarapos.

Como candidato a senador de San Cristóbal por el PRM, no eran muchas las posibilidades de ganar, pero el profesor Aquino Febrillet, por su conducta personal y su elevado nivel académico, obligó a su adversario del PLD a emplearse a fondo para competir con ideas y discursos cónsonos con adversarios prudentes y calificados.

Tan trágico suceso consterna a una sociedad que a la par de exigir castigo ejemplar contra los asesinos del ex rector de la UASD, reclama también a la partidocracia deshacerse de las lacras que pudren sus órganos vitales.

Esta columna la escribo con el alma desgarrada por la muerte de un hombre bueno, a manos de gente sin hiel ni escrupulosa que como sanguijuelas se anidan en los partidos, gremios y sindicatos para ejercer violencia, chantaje y sicariato. Que el Altísimo reciba en su seno a Mateo Aquino Febrillet, un hombre bueno.

Publicado por El Nacional el 13 de marzo del 2106

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s