Lo que deja 2015

 

                                           Sobrio y sencillo

El 2015 que agoniza ha sido un año matizado por guerras, terrorismo, éxodos migratorios, y rebrote de una crisis económica global que hace siete años se desató en Estados Unidos, pero también se ha expandido el  consumismo, el afán por la abundancia y el lujo, a la par con el recrudecimiento de la miseria.

Hasta el 21 de diciembre, más de un millón de refugiados habían ingresados a Europas, de los cuales más de 900 mil solicitaron asilo político, porque huyen de la guerra y el acoso político, étnico o religioso en África y Asia, en la más cruenta movilización migratoria desde la Segunda Guerra Mundial.

La mayoría de esos refugiados huyen desde Siria, Afganistán, Eritrea, Irak, Somalia, Nigeria, Albania, Pakistán, Sudan, Gambia y Bangladés, lo que ha provocado crisis en toda Europa, cuyos gobierno no encuentran forma de afrontar tan mayúsculo éxodo.

La estructura terrorista conocida como Estado Islámico, controla amplia franja territorial en Irak y Siria y expande su influencia  en otras naciones islámicas y  el terror más abyecto a occidente, como los atentados en Paris y el derribo de un avión ruso de pasajeros en el espacio aéreo de Egipto.

El rebrote de la crisis económico agobia a las otrora economías en auge de Brasil, Rusia, China y la India y ha motivado que  el Fondo Monetario reduzca las perspectivas de crecimiento de Europa y América Latina.

Puede decirse que en 2015, el mundo padeció de colapsos económicos,  auge del terrorismo, cruentas guerras como las de Siria y Ucrania, éxodos migratorios y crisis moral expresadas en escándalos de corrupción que involucraron a la Federación Mundial de Futbol, a presidentes, grandes corporaciones y hasta  al Vaticano.

El Papa Francisco ha denunciado que la sociedad “esta ebria de consumo y de placeres, de abundancia y de lujo, de apariencia y de narcisismo”, por lo que recomienda vivir “con sencillez y sobriedad”, valores que escasean hoy en todas partes.

Los dominicanos deberían asumir previsiones para evitar el contagio por rebrote de la crisis financiera global, desalentar antivalores como “la mundanidad, la vanagloria y el exhibicionismo” y llevar un comportamiento  “sobrio, sencillo y lineal”, como  aconseja el Papa Francisco.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s