Lo que me preocupa

Sin negar que en política todo es posible, estoy convencido de que el presidente Danilo Medina será reelecto por el voto de la mayoría en los comicios de 2016, porque ha hecho un buen gobierno y porque sus competidores no representan alternativa confiable. Lo que preocupa es que ante esa realidad la oposición política, corporativa y mediática intente desarrollar un tipo de discurso basado en degradar instituciones básicas del Estado, con el objetivo de sacar provecho de una falsa impresión de caos institucional, político o jurídico.

La economía concluye 2015 como la más dinámica de América Latina con un crecimiento superior al 7% del PIB, sostenido en el auge de la demanda interna, del empleo y de la reducción del déficit fiscal y de la cuenta corriente de la balanza de pagos.

El que casi concluye fue un buen año para las zonas francas, comercio, turismo, remesas, inversión y exportaciones, para la expansión del crédito al sector agropecuario y al emprendurismo a través de Banca Solidaria, también para el fortalecimiento de la intermediación financiera y de la estabilidad macroeconómica.

La reducción del precio del petróleo y de materias primas de origen agrícola, han contribuido también a mejorar las reservas netas del Banco Central, que como nunca antes se acercan a los 5000 millones de dólares, lo que garantiza el financiamiento por más de tres meses de las importaciones y la estabilidad cambiaria.

Ante tan auspiciosa realidad económica y financiera, cuyas perspectivas para 2016 son aún mejores, a la oposición no le queda otro camino que intentar generar con acciones cuasi sediciosas un tipo de percepción de ingobernabilidad, inseguridad, corrupción generalizada y otros males ficticios o no con las dimensiones de gravedad que se pretende atribuir.

Ha sido difícil poder desdibujar logros del presidente Medina en los ámbitos de educación, creación de empleo, asistencia al campo, reducción del déficit fiscal, control del gasto, democratización del crédito, desarrollo de una formidable infraestructura vial, de escuela y vivienda.

Se critica la expansión de la corrupción, pero se quiere ignorar que es el Ministerio Público el que ha asumido la persecución de posibles crímenes y delitos en el ámbito público, lo que demuestra voluntad política para combatir ese flagelo.

Los mismos sectores que movieron cielo y tierra para destruir al Poder Legislativo, sobre la base de que está integrado por corruptos, lo hace ahora con el Poder Judicial, donde también plantean el supuesto de que todas las manzanas están podridas.

Ese tipo de campaña infame no impedirá que el presidente Medina reciba el voto ciudadano para ejercer mandato por otros cuatro años, pero me preocupa que tan infame estrategia electoral pueda tener efectos negativos para la economía, especialmente en los ámbitos de turismo e inversión.

Publicado por El Nacional el 27 de diciembre del 2015

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s