Sin Debilidades

La nueva infamia de Haití, de que la harina que se importa desde aquí tiene un “componente cancerígeno mortal” y el reclamo del mayor sindicato de Estados Unidos para que se apliquen sanciones económicas contra República Dominicana, indican que la lucha en defensa de la soberanía nacional apenas ha comenzado.

La misión de la OEA que indagó a ambos lados de la isla denuncias de xenofobia y deportaciones masivas, no encontró evidencias sobre esas acusaciones, pero el secretario general de ese organismo, Luis Almagro, desdibujó el informe presentado, con el propósito de imponer un tutelaje imperial sobre el gobierno dominicano.

La Banda de los Cuatro está decidida a difamar, mentir y agredir a sus vecinos en todos los escenarios internacionales, donde se presentan como Caperucita acosada por el lobo feroz

Haití respaldó la canallada de Luis Almagro porque su intención es que la comunidad internacional obligue a Santo Domingo a aceptar un mentado diálogo bilateral que procuraría degradar su derecho soberano a imponer control migratorio en su territorio.

Como era de esperarse, el Gobierno rechazó el tutelaje de la OEA y advirtió que no habría ningún tipo de diálogo con Puerto Príncipe si no cesa la campaña de infamia y descrédito que acometen sus autoridades.

La Banda de los Cuatro (el presidente Martelly, el primer ministro Evans, el canciller Renauld y el embajador en la OEA, Edmond) está decidida a difamar, mentir y agredir a sus vecinos en todos los escenarios internacionales, donde se presentan como Caperucita acosada por el lobo feroz.

Esa gente carece de escrúpulos políticos, a más de demostrar que no les interesa la suerte del pobre pueblo haitiano, sino la de hacer negocio con la miseria de su gente y los enormes recursos naturales que posee esa nación.

Eso de propagar que un producto envasado en República Dominicana contiene un “cancerígeno mortal”, tiene un propósito vil, sucio, rastrero, con el que se procura importar un alimento básico desde la Florida para obtener grandes ganancias.

El Gobierno tiene que darle seguimiento a la posición asumida por el poderoso sindicato AFL- CIO, que repite la cantaleta de la xenofobia, pero que ha exigido a Estados Unidos que aplique sanciones a República Dominicana en sus importaciones de azúcar. La batalla apenas comienza.

Publicado por El Nacional el 02 de agosto del 2015

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s