Desacansa, querido amigo

La muerte de Antonio Abreu -Tonito-, acaecida el martes, después de una larga lucha contra el cáncer que finalmente lo abatió, conmocionó a  su gran legión de amigos y compañeros que siempre le dispensamos aprecio y admiración porque  fue un hombre bueno y patriota ejemplar.

Mi amistad directa y permanente con Tonito data de 1974 o 75, cuando ingresé a la redacción de periódico Vanguardia del Pueblo y también  asumí el rol de activista nacional del PLD y mandadero del presidente del partido, profesor Juan Bosch.

Tonito fue escogido  como primer secretario general del PLD, en mérito a  su capacidad y desarrollo político demostrada durante el difícil periodo de la “Comisión Permanente” en el PRD,  a través de la cual, el profesor Juan Bosch intentó sin lograrlo convertir al buey blanco en un  instrumento de liberación nacional.

Fue en el PLD una especie de armador que  colocó sobre el terreno de la praxis políticas a los mejores  talentos de la juventud de entonces, quienes  encontraron en el  al dirigente abierto y humilde que afrontaba el día a día y  ejecutaba las directrices del Comité Político.

Los días de Tonito fueron aquellos de “ser peledeista es ser un soldado, valiente y disciplinado”, de “Juan Bosch es el guía, el PLD, la vía y “Juan Bosch, timón de la revolución”. También  de los “esfuerzos concentrados” y de los “comités patrióticos y populares”.

Aquel era un partido  en el que la jerarquía más apreciada era la de miembro, que Bosch definía como un  oficial en capacidad y calidad de  dirigir al pueblo,  aunque los cuadros y activistas políticos eran incansables trabajadores que viajaban día y noche por todo el territorio como mensajeros de las  directrices de la organización.

Tonito Abreu heredó de don Juan la profundidad y firmeza del  discurso político revolucionario, aunque no era de mucho hablar, pero sí de mucho hacer, al punto que tenía contacto directo, rápido y personal con  todos los miembros y calculistas del partido en cualquiera de los comités intermedios o de base.

Juan Bosch  decía que la ideología no era garantía de unidad política o  de unificación de criterios al interior del PLD, sino los “Métodos de Trabajo”, algo así como los estatutos partidarios, que llamó a cuidar “como niñas de propios ojos”. A pesar de eso el germen de la división se coló  en las filas peledeistas.

Un día sábado de 1979, en la residencia de Félix Alburquerque, creo que en el ensanche Espaillat, celebramos una  asamblea de dirigentes convocada por Tonito Abreu, al término de la cual decidimos renunciar  del PLD para  formar otro partido que cumpliera con en anhelo de unificar a la izquierda.

Como la mayoría de nosotros, Tonito estaba devastado por  la decisión de romper con  nuestro padre político, por diferencias que de forma y no de fondo. Semanas después formamos el Partido de la Unidad Democrática, que nunca cumplió con el objetivo que motivo su nacimiento.

Como buen hijo, Tonito regresó a su casa del PLD, de la que nunca debió irse. Trajo consigo su humildad, reciedumbre política, don de gente y lealtad, atributos que ha dejado como legado a su familia, a sus amigos y a su pueblo. Descansa,  querido amigo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s