Duarte para jóvenes

Al festejarse hoy el 202 aniversario del nacimiento de Juan Pablo Duarte, nunca como hoy se vuelve imprescindible presentar a ese insigne  patricio a una juventud que ignora que es el padre de la nacionalidad dominicana, cuyo pensamiento sustenta el principio de independencia y soberanía de la nación.

Los jóvenes de hoy deberían saber que Duarte concibió la dominicanidad  mucho antes de cumplir los 25 años, por lo que  en él fue un sueño juvenil que pudo concretizar por su  singular fervor patriótico, su sin par liderazgo y sublime condición de apóstol.

El anhelo de una República Dominicana estuvo primero en corazón y mente de Duarte,  aunque  antes otros líderes acometieron fallidas empresas separatistas, la mayoría de los cuales pretendían sustentarse en columnas coloniales, porque  para el prócer, vivir sin patria  sería lo mismo que vivir sin honor.

En este mundo globalizado, convertido en aldea global, donde  el coloniaje se impone a través de organismos multilaterales y organizaciones no gubernamentales, la obra redentora de Duarte, sirve de  fortaleza para que los dominicanos  reguarden su legado.

En gentilicio dominicano ha sido por años injustamente zarandeado de uno a otro confín del planeta en  estrepitoso esfuerzo  por borrar de la faz de la tierra la obra de Duarte, como si fuera posible  detener  al viento o  contener todas las aguas del mar.

Fue por eso que  el fundador de la República  dijo que “los enemigos de la patria, por consiguiente nuestro, están todos muy acordes en estas ideas; destruir la nacionalidad aunque para ello sea preciso aniquilar la nación entera”.

Con la celebración del nacimiento  de Duarte, se inicia hoy el Mes de la Patria, que debería estar  dedicado a la juventud,  que penosamente  no conoce al Duarte Joven, quien a los 25 años creó  la sociedad secreta La Trinitaria y a los 31 años, vio cumplido su sueño de separación de Haití y fundación de la República.

El mejor homenaje que  los dominicanos con el que  deben reverenciar hoy a  Duarte, debe de ser el compromiso de  defender  su obra, la de una nación libre  que se sustenta en su  innegociable independencia y soberanía, porque trabajar por la patria “es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s