Desigualdad y exclusión

Los conceptos políticos y económicos desigualdad y exclusión se han puesto de moda como consecuencia de las ásperas recetas para afrontar la crisis financiera global y porque las estadísticas marcan que la riqueza mundial se concentra cada vez más en manos de una pequeña élite.

Un estudio de Oxean, que aglutina a 17 organizaciones no gubernamentales que trabajan a nivel de todo el planeta el tema de la pobreza y la injusticia, señala que desde 2010, el uno por ciento de los individuos más ricos del mundo han incrementado su participación en la riqueza a nivel mundial.

En 2014, ese uno por ciento más rico poseía el 48% de la riqueza mundial, mientras que el 99% restante debería repartirse el 52 por ciento, pero el 80 por ciento de ese porcentaje es detentado por un 20%, por lo que el 80% de la población del mundo tendrá que sobrevivir con un 5.5% de la riqueza.

Algo peor: dentro de dos años, la riqueza en manos del uno por ciento de la población mundial alcanzara el 52% de la riqueza, lo que indica que la desigualdad, exclusión y pobreza arropa de manera extrema al 80% de los seres vivos.

Ya se sabe que el aumento pura y simple del PIB no garantiza reducción significativa de pobreza, marginalidad e inequidad, por el contrario, economista como el francés Thomas Piquetty han demostrado que en ciertas condiciones el crecimiento de la economía genera más desigualdad.

Cuando el crecimiento del PIB refleja de manera preponderante el aumento de la rentabilidad o ganancias de ese grupo élite que a nivel mundial representa el 1% de la población, entonces la desigualdad y la pobreza se acentúan.

Con razón se dice que cuando la economía crece, por ejemplo 7% del PIB, las grandes empresas obtienen rentabilidad tres veces mayor, sin que se cumplan cabalmente expectativas sobre consolidación de índices de desarrollo humano.

La manera de evitar aquí la desproporción entre el 1% de la población mundial que detentará en 2016, el 52% de la riqueza ante el 99%, que solo se distribuye el 48%, ha de ser por vía de una justa redistribución del ingreso y nuevas políticas sobre fiscalidad que impacte sobre las grandes rentabilidades.

El presidente Danilo Medina combate la desigualdad y la exclusión por vía de del 4% a la educación, democratización del crédito, asistencia directa a las pymes e incremento de las transferencias presupuestales a familias vulnerables, pero falta mucho camino por recorrer hasta lograr que el crecimiento del PIB se asocie con el desarrollo social.

Publicado por El Nacional el 25 de enero del 2015

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s