Sentencia humillante

La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que declara inhábil la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional y la ley que instituye el Plan Nacional de Regularización Migratoria ha sido un áspero desenlace de la cruenta campaña internacional que procura obligar a República Dominicana a cargar con el pesado fardo de la migración irregular haitiana.
Se trata de un fallo humillante e ilegítimo, cuyo contenido atropella el principio de soberanía del Estado dominicano y pretende desconocer su Constitución Política, a los poderes públicos y al orden jurídico interno.
La CIDH exige que los poderes públicos vinculantes dejen sin efectos leyes sustantivas, adjetivas o reglamentaciones administrativas que tengan por efecto que la estancia irregular de padres extranjeros motive la negación de la nacionalidad dominicana.
A partir de ese absurdo fallo de la CDHI, el Estado dominicano no tendría ninguna autoridad para producir un ordenamiento migratorio conforme a su propia Constitución, que virtualmente queda desmantelada y sin protección cautelar por parte del Tribunal Constitucional.
Dicho de otra manera, todos los hijos de haitianos indocumentados, aun no residentes que nacieren en territorio nacional tendrían derecho automático a la nacionalidad dominicana, en virtud de la Corte Interamericana, se la autoridad supranacional para abolir de la Constitución la figura del jus solis.
A pesar de que la sentencia del Tribunal Constitucional dispone la regularización de indocumentados, la CIDH exige su inhabilitación por considerar que viola el derecho a la personalidad jurídica, la nacionalidad, a la identidad, además de tener efectos discriminatorios, porque lo único es degradar el principio y alcance de la nacionalidad.
Es esa una sentencia aberrante que colisiona con irrenunciables principios de soberanía y de absoluto respeto y vigencia de la Constitución de la Republica, por tanto debe ser rechazada de plano y de fondo, porque el Estado dominicano no ha incurrido en violación flagrante o generalizada de derechos humanos.
A reservas de un escrutinio mayor, en ese fallo de la Corte Interamericana, que pretende desconocer alcance y efecto de la figura constitucional del jus solis, aflora la clara intención de obligar al Estado a conceder o reconocer la nacionalidad dominicana a toda la descendencia haitiana que resulte de la migración ilegal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s