Los dardos de Don Manuel

A rajatabla

                              

Antes de  juzgar y condenar a los gobiernos del último decenio porque supuestamente se concentraron en generar más empleos públicos y aumentar los programas de asistencia social y subsidios, el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) debería preguntar a sus asociados: “¿Qué hemos hecho nosotros?”.

Don Manuel Diez Cabral repite el viejo criterio del alto empresariado de que un “estado voraz” aumenta sus gastos en forma exorbitante, lo que sumado a la postergación de medidas estructurales de ajuste a la economía, es la cauda del excesivo número de empleos informales.

Lo primero que habría que preguntar es porqué  el presidente del Conep cuenta la historia a partir de 2004 y excluye el periodo 2000-2004. Lo sensato  sería referirse a los 14 años del siglo XXI, porque  es injusto concentrar toda la desgracia económica en solo un decenio, más aun  si en el cuatrienio anterior estalló la crisis económica reflejada en la quiebra de tres bancos.

¿Cómo decir que el Estado ha sus gastos aumentado en forma exorbitante, si agregar que la presión fiscal se ha mantenido durante el periodo analizado  en 13% en proporción al PIB, ocho puntos porcentuales por debajo del promedio de América Latina?

¿Cómo el Gobierno puede incurrir en gastos excesivos, si el ingreso por tributación es el segundo más bajo del continente? Cuando  se habla de gastos exorbitantes, debería incluirse los más de ocho mil millones de dólares que durante el último decenio el Gobierno ha tenido  que transferir al  sub sector eléctrico para conjurar déficits generado por un entramado mafioso.

Es injusto que se incluya entre  las maldades de los gobierno del PLD  el incremento  en las transferencias para solventar  el gasto social,  que en 2013 alcanzó unos 25 mil millones de pesos, pero se oculta el dato de que en gastos tributarios (exoneraciones, exenciones, tasa cero) a favor principalmente del alto empresariado,  se erogaron 125 mil millones.

En la economía moderna no se habla de “gastos excesivos”, sino de “calidad del gasto”, lo que entraña un criterio político en el diseño y ejecución del Presupuesto del Estado, para que tenga un mayor impacto en la redistribución del ingreso o en una expresión ausente en la charla de Don Manuel: “justicia social”.

Razones tendrá el presidente del Conep para no valorar en el decenio analizado los efectos de la crisis  bancaria, cambiaria y de deuda (2002-2004) y la crisis financiera mundial (2008-20012), ni los esfuerzos que se realizaron  desde el Gobierno  para evitar, como se logró, que la economía sucumbiera a la recesión.

Tal parece que Don Manuel  ha querido enviado un mensaje político nada subliminal, al excluir en su charla ante la Cámara Americana de Comercio, los  dos años malos del Gobierno de don Hipólito Mejía y los dos muy buenos  que lleva el presidente Danilo Medina. Los dardos, pues, van en una sola dirección.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s