Sentencia ejemplar

La sentencia del Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia de Santiago, que impone penas entre diez y 30 años a implicados en la tentativas de asesinato del comunicador y abogado Jordi Veras, sirve de ejemplo o referencia a justicia y a sociedad en sus esfuerzos por combatir  al  sicariato.

Los jueces de ese tribunal  condenaron a 30 a años de reclusión  al  sicario que  disparó a Veras el día 2 de junio de 2010, a 20 años a Adriano Roman, la persona que desde la cárcel ordeno asesinarlo y a los individuos que  organizaron la trama, y a diez  años a quienes participaron en calidad de complaces.

El licenciado Veras salvó la vida de manera milagrosa, porque el balazo que le impactó en la cara, aunque le inhabilitó la visión del ojo derecho, no alcanzó áreas del cerebro, pero conforme a una grabación telefónica  escuchada en audiencia, los sicarios prometieron cumplir con la encomienda de asesinarlo.

El autor intelectual de ese  intento de homicidio llego a quejarse ante  el coordinador del grupo de sicarios que contrato para asesinar a Jordi Veras, porque  la  esperada noticia sobre el homicida no se difundía por los noticiarios, lo que demuestra que  para  esos  asesinos a sueldos y su mandante la intención  criminal fue siempre notoria.

La sociedad de Santiago,  ofendida por  tan  despreciable conciliábulo para asesinar a un hijo de una de sus más distinguidas familias, recibe con alivio  y  satisfacción la decisión  del tribunal que condena a largas penas de cárcel al señor Roman, a los sicarios y a quienes fungieron de cómplices.

El Ministerio Publico y los  jueces actuantes  cumplieron cabalmente con el deber de  presentar un fardo de pruebas  y evidencias que  sustentaron la acusación de intento de homicidio y asociación de malhechores,  y los otros magistrados que pronunciaron una sentencia ejemplar.

Lo primero  que se agradece a Dios  es que el joven profesional  sobrevivió a un  vulgar intento de asesinato, que le causó daño peramente en la visión, y después  se resalta el regocijo  ciudadano porque esta vez, jueces, fiscales y Policía Judicial actuaron con diligencia, afrontaron todo  tipo de chicanas procesales,  y pronunciaron un fallo referencial, y en  cierta medida, doctrinario.

Ojala que con la condena a sicarios y autor intelectual de  esa perversidad, justicia y sociedad asuman conciencia sobre la imperiosa necesidad de enfrentar, castigar y conjurar el asesinato por encargo, plaga criminal que se expande por toda la geografía.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s