Cristal de Mentiras

El verso de Campoamor: “Y es que en el mundo traidor/ nada hay verdad ni mentira; todo es según del color del cristal con que se mira”, puede emplearse en la muy interesada interpretación que sectores políticos, económicos y mediáticos ofrecen sobre aspectos relevantes del comportamiento de la economía, como déficit fiscal, endeudamiento público, inflación y presión fiscal.

En el caso del déficit fiscal correspondiente al ejercicio presupuestal de 2013 se llegó a decir que en término relativo era de 8.5% en proporción al Producto Interno Bruto (PIB), y en absoluto de 285 mil millones de pesos, lo que por demás fue considerado como una catástrofe heredada del gobierno anterior.

A la estrofa del poema de Ramón Campoamor, se contrapone la expresión de Vladimir Lenin, de que “Los hechos son tozudos”, y la máxima marxista de que la realidad objetiva es siempre independiente al deseo de quien la interpreta, razones por las cuales, pasado el tiempo, el monto de ese déficit se situó en 6.6% del PIB, equivalente a unos 170 mil millones de pesos.

El cristal usado para desvirtuar el monto de esa diferencia negativa entre lo ingresado y lo ejecutado en 2012, tuvo el propósito de servir de base a una impúdica campaña mediática contra el anterior gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que también tuvo la intención de dañar a la actual administración peledeísta.

En efecto, basado en un informe sobre desempeño presupuestal del Gobierno presentado por la Cámara de Cuentas, se resaltó, cual si fuera un terremoto económico, que 2013 cerró con un déficit de 70 mil millones de pesos, sin decir que el déficit fiscal se redujo en término absoluto en más de cien mil millones, y en término relativo, en 3.8%.

Lo primero es que se pretendió “inflar ese déficit en 115 mil millones de pesos, al llevarlo de 170 mil millones (6.6%) a 285 mil millones (8.5 del PIB), pero cuando el gobierno de Danilo Medina lo reduce en 2013 en cien mil millones y lo sitúa en solo 70 mil millones, entonces solo se promueve esa cifra para que quede en el ánimo de la ciudadanía como el efecto de una catástrofe.

El déficit heredado (6.6) puede interpretarse como el daño colateral de un extraordinario rescate de la economía dominicana, vapuleada desde 2008 por el estallido de la peor crisis económica y financiera mundial desde los tiempos de la Gran Depresión, como también debe decirse que nunca antes se había dado una reducción tan fuerte o pronunciada del Gasto Publico, que estuvo matizado por la calidad de su ejecución y la mejor distribución del ingreso.

El verso de Campoamor adquiere plena vigencia ante lo que aquí se comenta, también tiene validez la expresión leninista y la advertencia marxista comentadas.

Publicado por El Nacional el 03 de mayo del 2014

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s