Semana Santa: oOcio y reflexión

 

Como si se emulara el bíblico pasaje de la salida del pueblo de Dios desde Egipto, se acentúa hoy un impresionante éxodo de cristianos y paganos hacia zonas de playas, montañas y ríos para retornar el domingo cuando se festeja la resurrección de Jesús, sobre  la cual el Papa Francisco advirtió que no es el final feliz de una película, sino el gesto de Dios cuando se acaban las esperanzas del hombre.

Sin dejar de reconocer el derecho ciudadano al ocio y a la diversión, preciso es exhortar a la población que  dediquen aunque sea un  instante de esta Semana Mayor a la reflexión, única manera de abordar y comprender las causas de  todo cuanto ocurre o deja de ocurrir alrededor de los individuos, la familia y la sociedad.

La solidaridad humana que se expresa en  el noble gesto de miles de voluntarios que dejan a los suyos para  trabajar en la prevención de accidentes durante estos días en que muchos incurren en desenfreno, debería también aflorar en las oraciones por Venezuela, Ucrania y tantos pueblos que  sufren crisis políticas, económicas y sociales.

El presidente Danilo Medina, en la condición de primero entre sus iguales, ha pedido que la prudencia, moderación y el respeto por la vida  de los demás acompañen a los que se van y a los que se quedan, y ha exhortado también a compartir  en familia y evitar los excesos.

El fervor religioso se expresa desde hoy con mayor vehemencia con las iglesias repletas de  feligreses que han abrazado la expresión de “yo me quedo” para conmemorar en penitencia, oración y gozo, la pasión, muerte y resurrección de del Dios de Abrahán.

Aunque en lo humano y en lo divino prevalece el principio del libre albedrio, se reputa como prudente y oportuna la disposición del ministerio de Interior y Policía, de prohibir la venta de alcohol en  Viernes Santos, porque no  solo de la ingesta de alcohol vive el hombre y porque ningún negocio  quebrara por no vender  ron ni cerveza  durante tan  acendrada efeméride.

En atención a la expresión divina de que “Al Cesar lo que es del Cesar”, corresponde a los más de 18 mil policías y militares imponer el orden en  calles, avenidas autopistas, carreteras y en los lugares  donde las masas  procuran sano esparcimiento o reclaman espacio para la reflexión.

El Nacional, que retorna a manos de sus lectores y anunciantes el próximo lunes, formula vehemente deseos de que  la población disfrute, celebre o conmemore, este periodo de asueto en completa paz en  compañía de los suyos y que el amor de Dios se derrame por todos los confines.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s