Ingerencia de la CIDH

                                                                       Atrevimiento

Resulta absolutamente inaceptable la manifiesta pretensión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de pretender dirigir a control remoto al Gobierno y al Estado  dominicano a los que procura imponerle una  particular interpretación de la Constitución de la Republica y de sus leyes adjetivas.

En su  audiencia pública de su 150 periodo de sesiones, la CIDH exige al gobierno  no  aplicar el Plan Nacional de Regularización Migratoria que ordena la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional y plantea reconocer pura y simple la nacionalidad a miles de inmigrantes sin el cumplimiento de previos requisitos de ley.

Constituye un atrevimiento mayor de los rectores de ese organismo el reclamar una respuesta inmediata del presidente Danilo Medina sobre sus  injerencistas exigencias, pues de lo que se trata es, no solo de irrespetar a un jefe de Estado, sino de imponer excesivas presiones para que se vulnere el orden institucional de la Republica.

La embajadora Radhys Abreu, quien representó a República Dominicana en esa audiencia, se quejó por las reiteradas convocatoria de la CIDH para abordar lo relacionado con del derecho a la nacionalidad dominicana, un tema que ha sido suficientemente debatido, incluso por  una  visita in loco (en el lugar) de  comisionados de ese organismos, invitados por el gobierno.

No es el gobierno dominicano el que ha escogido una dirección distinta a lo señalado por la CIDH, sino que  esa entidad ha extraviado la brújula y  alcance de  sus prerrogativas con el claro propósito de lacerar el fuero soberano nacional, representado por su Constitución Política y su derecho a legislar sobre nacionalidad e inmigración.

Hace bien el presidente Danilo Medina en consultar a líderes políticos y representantes de instituciones públicas y de la sociedad civil sobre  el contenido del proyecto de ley de naturalización que enviara al Congreso en correspondencia con el mandato de la  sentencia de Tribunal Constitucional.

El mandatario tiene la obligación de respetar  el Texto Sustantivo y las decisiones que emanen del juez de control constitucional, por lo que es  aconsejable que no acepte tipos de presiones  externas o internas que apunten en dirección contraria.

 Por sus  evidentes prejuicios y clara intención de  vulnerar el fuero soberano, Estado, Gobierno y sociedad están compelidos a rechazar las exigencias y presiones emanadas de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de sus mandantes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s