Danilo y Leonel

Imagen

Desde la vez primera cuando se comenzó a mercadear la falsa versión de que  el déficit fiscal heredado fue del 8.5 por ciento del PIB o de 385 mil millones de pesos, en términos absoluto, gente de dentro y fuera del PLD y del Gobierno se plantearon como tarea provocar la confrontación irracional entre  el presidente Danilo Media y el ex mandatario Leonel Fernández.

 Desde entonces,  si cualquiera de esos líderes estornuda o bosteza, de inmediato sectores mediáticos o políticos lo asocian a algún problema entre Danilo y Leonel, a pesar de que  uno y otro ha demostrado hasta la saciedad virtudes de moderación, sensatez, disciplina partidaria y respeto mutuo.

Los oídos de esos líderes del PLD han resistido altísimas temperatura por los dimes y diretes que seguramente susurran quienes sueñan con infectar al partido morado con el virus que mantiene en estado  agónico al PRD, o quienes albergan la esperanza de que gobierno y partido se divorcien para pescar en rio revuelto.

Alguien debería  decirle a esas mentes  delirantes que  en el Partido de la Liberación las relaciones entre su dirigencia y de esta con la membresía se  sustentan en el principio de  la unidad en la diversidad sobre  la plataforma del centralismo democrático y del respeto de la mayoría a la minoría.

En el PLD los dirigentes y militantes se pelean, se contradicen, pero   aprendieron de Juan Bosch a rechazar toda acción  que fomente  el grupismo o cualquier otra enfermedad que ponga en riesgo la unidad de la organización. Danilo y Leonel están compelidos a obrar con el buen ejemplo desde el gobierno y desde el partido.

El Congreso del Partido,  que se prolongó por varios meses, concluyó de manera exitosa, sin que  se produjera un tsunami o huracán, sin negar que todavía muchos sufran  de resabio o resaca, como  es natural en todo conglomerado de gente que piensa y sabe razonar.

Lo último que se ha pretendido es disminuir el trascendente  contenido del discurso que improviso el presidente Medina en el acto de inauguración de los trabajos de la presa de Monte Grande, a una  simple respuesta a un escrito del doctor Fernández, en el que reflexiono sobre la naturaleza del liderazgo partidario.

El Presidente no aludió a su  compañero, lo que hizo fue explicar sobre  el alcance de su gestión de gobernó basada en  la redistribución del ingreso, la democratización del crédito y  la construcción de obras de infraestructuras que se correspondan con la revolución social que emprendió desde el mismo día de su juramento. Leonel y Danilo cuidarán del PLD como niñas de propios ojos.

Publicado por El Nacional el 16 de febrero del 2014

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s