Gloria a Dios!

DSCN3615

Aunque se postula que la celebración del nacimiento del niño Dios el 25 de diciembre es una derivación de la fiesta romana del dios Sol en el solsticio de invierno, adaptada por la iglesia Católica como forma de convertir al cristianismo a los paganos, un siglo antes ya se tenía esa fecha como la  del  alumbramiento del hijo del hombre del  vientre inmaculado de María.

Desde el 354, cuando el Papa Liberio decreta ese día como el del nacimiento de Jesús, el pueblo cristiano como su más sagrada efemérides “porque tanto amo Dios al mundo que dio a su hijo unigénito para que todo el que cree en el no se pierda, sino que tenga vida eterna”. (Juan 3-16)

Es la Natividad del Señor una celebración hermosa, pletórica de amor, solidaridad, esperanza, compasión, perdón y redención, por lo que con razón se dice que la de hoy es una noche mágica, cuando desde el cielo se proclama “!Gloria a Dios en las  alturas y  en la tierra paz entre los hombres en quienes él se complace”! (Lucas 2-14)

Tan excelsa festividad debería ser aprovechada por gobernantes y gobernados para abrevar en el manantial de la sabiduría, humildad, justicia, unidad y sacrificio, atributos imprescindibles para poder alcanzar el ideal de una sociedad justa sin oprimidos ni opresores, que jamás debería  abordarse como quimera, como tampoco lo ha sido utopía la crucifixión de Jesús para redimir al hombre.

Dichosos aquellos que  se congregan hoy en familia para  recibir la buena nueva de La Natividad, aun sea en la pobreza del pesebre, porque  la tierra y los cielos se construyen desde la fortaleza del núcleo familiar y  ningún conglomerado humano  alcanzara  el rango de nación digna sin que  su gente construya primero esa institución  sustento de todas las instituciones humanas.

El pueblo dominicano  ha de celebrar hoy la festividad de Nochebuena y mañana el nacimiento del hijo de Dios con proverbial humildad e inusitada alegría, en la seguridad de que  el Altísimo iluminara los caminos que conducen al anhelado puerto de justicia, prosperidad, seguridad y dignidad.

Para poder  disfrutar de la Natividad de Jesús se requiere  que todos los ciudadanos  se empoderen hoy y quiera Dios que por siempre de  debida moderación, sin ningún tipo de exceso que no sea el de servir y brindar  amor a los demás hasta que duela, porque solo así se  celebraría con entusiasmo y fervor una efeméride tan  sublime y redentora.

El Nacional se asocia hoy al júbilo de la grey cristiana por  la festividad del nacimiento de Jesús y aprovecha la ocasión para  desear a todos los dominicanos y visitantes una venturosa Nochebuena y muy feliz Navidad, junto a sus familiares y relacionados.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s