Antes de que el gallo cante

 

Unknown

Los vaticinios de  profetas locales se han cumplido a cabalidad. República Dominicana ha sido crucificada por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y previamente  flagelada por  fariseos internacionales y escribas nativos, para quienes el Estado nacional incurrió en el pecado capital de  pretender  fijar el  alcance de la nacionalidad e imponer controles migratorios.

Como la del Gólgota esta fue una historia anunciada desde mucho tiempo atrás, lo único que no precisaban los profetas  era la fecha,  pero se sabía que los primeros avisos de  esa crucifixión fueron  las sucesivas audiencias de la Corte Interamericanas en las que  el  gobierno fue condenado por xenófobo o se montaron  circo donde los leones desgarraron  el prestigio del gentilicio  dominicano.

Esta vez no fue necesario que la Corte se instalara para decretar la muerte civil de esta nación, porque  los escribanos locales se encargaron de  levantar y promover los cargos criminales y obligarnos a acarrear la cruz pesada, mientras los comisionados imperiales no tuvieron delicadeza siquiera para lavarse las manos.

Todo lo que estaba escrito se ha consumado. Ya no es necesario que nos lleven en marzo a la Corte Interamericana ni que nos vuelvan a citar para el mes de octubre. Ya nos condenaron y nos crucificaron. Los guardias romanos que  vinieron a esta comarca cumplieron cabalmente y tuvieron la ayuda de  la claque mediática y académica que pidió que mejor liberan a Barrabas.

La Cancillería ha emitido un comunicado tan tímido y auto incriminatorio que cualquiera creería que intento recrear las respuestas ofrecidas por Jesús ante la increpación de sus jueces y verdugos, aunque  el redentor obro así porque su historia  y su destino estaban escritos, pero la diplomacia  dominicana pudo  ser más  valiente o irreverente.

En los palacios de infieles se chocan hoy las copas en señal de júbilo por el informe de la CIDH y  creen que  el gentilicio  dominicano de esta no se recupera, que en lo adelante y por los siglos de los siglos esta tierra de primacías no podrá liberarse del estigma que significa saberse racista, xenófoba, sin poder definir  ni defender su nacionalidad ni ejercer control sobre sus fronteras.

¡Qué equivocados están los títeres y titiriteros!, porque esta batalla, de la que se creen vencedores,  ha servido para despertar conciencia sobre la imperiosa necesidad de luchar por la consolidación de la soberanía, la independencia y  sobre todo, por la nacionalidad, si renunciar a la solidaridad con nuestros vecinos ni drenar los derechos de todos los inmigrantes.

El hijo de Dios resucitó al tercer día y hoy está a la diestra de Dios Padre.  Infinita distancia guardada,  tengan ustedes fariseos y escribas, nacionales y extranjeros, la  absoluta seguridad de que este pueblo,  asimilara la  agresión artera de  esa comisión imperio, pero va a recuperar su honor y prestigio antes de que  de que el gallo cante tres veces.

Publicado por El Nacional el 8 de diciembre del 2013

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s