Roto el dialogo con Haiti

Imagen 

                                          

El Gobierno dominicano ha hecho bien al  anunciar  su decisión de no acudir a una nueva reunión de conversaciones con Haití que se efectuaría el sábado en  Venezuela, por entender que su contraparte violó el acuerdo firmado días atrás que priorizaba el dialogo en torno a la aplicación de la sentencia del Tribunal Constitucional que fija el alcance de la nacionalidad dominicana.

Ha sido también correcta la  disposición de la Cancillería de convocar a llamar a su embajador en Puerto Príncipe, doctor Rubén Silié, así como convocar al embajador haitiano en Santo Domingo, Fritz Cineas, para expresarle el disgusto  de las autoridades dominicanas ante  la actitud asumida por el Gobierno de Haití.

Resulta que el presidente de Haití, Michael Martelli, junto a los primeros ministros de Trinidad y Tobago, Kanla Persad Bissessar, y de San Vicente, Ralph  Gonzalez, fueron quienes gestionaron la suspensión del conocimiento del pedido de ingreso de Republica Dominicana  a la Comunidad del Caribe (Caricom).

La actitud  del gobierno haitiano, emplear su liderazgo diplomático en perjuicio de su vecino, invalida de manera absoluta, el acuerdo firmado entre ambos países, mediante el cual Haití se comprometió a privilegiar el diálogo con Republica Dominicana en todo lo relacionado con la aplicación de la referida sentencia.

En ese polémico acuerdo, endosado por  el ministro de la Presidencia, licenciado Gustavo Montalvo y el canciller Haitiano, Pierre Richard Casimir, se llegó a extremo tal de indulgencia  que  virtualmente  se transfirió a ese gobierno el tutelaje en la  aplicación de esa sentencia.

A pesar de eso, la cancillería haitiana prosiguió con su ofensiva en procura de que Republica Dominicana sufra condena y aislamiento diplomático, político y económico, tal como lo adelantó la primera ministra de Trinidad y Tobago, al decir que la suspensión de un pedido de ingreso al Caricom  formulado hace 33 años, era apena el inicio de una flagelación mayor contra el gentilicio nacional.

El presidente Danilo Medina ha terminado por convencerse de la absoluta  ausencia de  vocación  dialogante por parte del gobierno del presidente Martelly, cuyo objetivo político esencial parece ser el  distraer la atención de la sociedad haitiana, agobiada hoy por el agravamiento de su crisis económica, política institucional y social.

Por todo lo ante expuesto y por decenas de razones adicionales, se define como  correcta la decisión del gobierno dominicano de ausentarse de esa comedia de diálogo y centrar su atención en la defensa de la soberanía nacional y de los irrenunciables derechos de instituir políticas de control migratorio así como de definir  el  alcance jurídico de su nacionalidad

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s