Hoguera inquisidora

13a.-Hoguera

La ley carece de significación en una sociedad donde cada quien aboga para que se le aplique al otro y se le declare exento de su alcance, al tiempo que se le conceda el derecho exclusivo a lapidar reputaciones y guardar la propia en recipiente perfumado, aunque esté tan gangrenada como cadáver putrefacto.

 

Aquí cualquiera se cree en derecho a improvisar tribunal de Nuremberg u hoguera  inquisidora  para fusilar o calcinar la buena fama de quien le parezca, al punto que los tribunales ordinarios de la nación han sido reemplazados por cortes públicas o mediáticas integradas, en su mayoría por gente  sin manos para poder tirar la primera piedra.

 

Ni cuando ser comunista era pecado capital se veían tantos fariseos flagelando honras ajenas, como se observa hoy a través de los periódicos, Internet, televisión y radio, verdugos que al mismo tiempo protegen a los herodes que le sirven de padrinos o mecenas.

 

Resulta mil veces mejor tener una prensa  con frecuentes excesos, que un periodismo complaciente o temeroso, pero la manipulación, el amarillismo y la mentira en dosis mayores son  letales para  el ejercicio de la libertad de prensa y la democracia misma.

 

Esas cortes sumarias condenaron ya a muerte civil a una jueza que produjo un fallo absolutamente apegado al derecho, aunque la justiciable beneficiada  se haya dado a la fuga o  esté desaparecida.

 

En radio, televisión y periódico se han instalado fiscalías mediáticas, desde donde se pregona que  un secretario de Estado fue quien  dirigió el operativo de fuga de Sobeida Féliz Morel, claro sin aportar el más mínimo indicio o evidencia, lo que pone en entredicho la reputación de todos los ministros.

 

¿Cómo hablar de justicia y persecución penal cuando un senador de la República elige a los medios de comunicación como vía para denunciar que esa señora fue sacada del país escoltada por militares al servicio del narcotraficante  José Figueroa, también prófugo?

 

No se discute si tales o cuales versiones son verdades o mentiras, lo que se objeta es el uso de los medios de comunicación como Coliseo Romano donde los leones  destripan a ciudadanos, cada vez que un periodista, comunicador o “interactivo”, baja su dedo pulgar, como cando se emitió  la falsa noticia de que  en la residencia de un legislador del PLD se encontraron mil kilos de cocaína.

 

Pretender desde los medios de comunicación sacar provecho político de un asunto tan serio como la lucha contra el narcotráfico es  forma infame, irresponsable y cobarde de manipular una ametralladora.

Publicado en El Nacional el 03 de octubre del 2012

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s