Sentencia humillante

La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que declara inhábil la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional y la ley que instituye el Plan Nacional de Regularización Migratoria ha sido un áspero desenlace de la cruenta campaña internacional que procura obligar a República Dominicana a cargar con el pesado fardo de la migración irregular haitiana.
Se trata de un fallo humillante e ilegítimo, cuyo contenido atropella el principio de soberanía del Estado dominicano y pretende desconocer su Constitución Política, a los poderes públicos y al orden jurídico interno.
La CIDH exige que los poderes públicos vinculantes dejen sin efectos leyes sustantivas, adjetivas o reglamentaciones administrativas que tengan por efecto que la estancia irregular de padres extranjeros motive la negación de la nacionalidad dominicana.
A partir de ese absurdo fallo de la CDHI, el Estado dominicano no tendría ninguna autoridad para producir un ordenamiento migratorio conforme a su propia Constitución, que virtualmente queda desmantelada y sin protección cautelar por parte del Tribunal Constitucional.
Dicho de otra manera, todos los hijos de haitianos indocumentados, aun no residentes que nacieren en territorio nacional tendrían derecho automático a la nacionalidad dominicana, en virtud de la Corte Interamericana, se la autoridad supranacional para abolir de la Constitución la figura del jus solis.
A pesar de que la sentencia del Tribunal Constitucional dispone la regularización de indocumentados, la CIDH exige su inhabilitación por considerar que viola el derecho a la personalidad jurídica, la nacionalidad, a la identidad, además de tener efectos discriminatorios, porque lo único es degradar el principio y alcance de la nacionalidad.
Es esa una sentencia aberrante que colisiona con irrenunciables principios de soberanía y de absoluto respeto y vigencia de la Constitución de la Republica, por tanto debe ser rechazada de plano y de fondo, porque el Estado dominicano no ha incurrido en violación flagrante o generalizada de derechos humanos.
A reservas de un escrutinio mayor, en ese fallo de la Corte Interamericana, que pretende desconocer alcance y efecto de la figura constitucional del jus solis, aflora la clara intención de obligar al Estado a conceder o reconocer la nacionalidad dominicana a toda la descendencia haitiana que resulte de la migración ilegal.

Espíritu de cuerpo

Espíritu de cuerpo

En un partido político, la expresión o concepto “espíritu de cuerpo” no quiere decir que  los miembros de esa colectividad renuncian a los activos derivados de la individualidad, como el libre pensar, el ejercicio de la crítica o de objeción consciente a medidas o iniciativas asumidas por la dirección partidaria.

Como espíritu de cuerpo se entiende que los miembros y elementos que conforman un todo están compelidos a actuar en armonía o coordinación para que  la suma de lo particular refleje el ideal de lo general, si castrar la capacidad de los individuos de  pensar, opinar, aportar, objetar, criticar.

En sociedades como la nuestra,  con predominio de una pequeña burguesía, signada por la incertidumbre economía y su cotidiana lucha por el ascenso  económico y social, la unidad partidaria no puede cimentarse en las ideologías, que por demás se dice que  están en vía de extinción.

Para sustentar ese espíritu de cuerpo, Juan Bosch  instituyó en su Partido de la Liberación Dominicana, los “Métodos de Trabajo”, un  conjunto de leyes y normativas de convivencia partidaria, basado en el principio del centralismo democrático, y de la superioridad del organismo político frente al militante.

A pesar de que  él se expresaba en términos políticos  era  el Comité de Base o el Comité Intermedio y no algún dirigente en particular, Bosch,  estimuló el desarrollo individual sobre la base  de un programa de educación política que promovía el estudio, la discusión y la unificación de criterios.

Los textos básicos de Bosch sobre  Partido y Sociedad apuntan a  desalentar, mediante la educación política, disciplina partidaria y praxis social, los vicios  inherente a la pequeña burguesía, desde  donde provenían la mayoría de los militantes o aspirantes a miembros del PLD.

Es así, como los Métodos de Trabajo censuraban el individualismo, grupismo, oportunismo, criticismo, y en cambio promovían la discusión amplia y

metódica, unificación de criterio, respeto a la minoría, cuyas objeciones debían  constar en  el acta de reunión. El espíritu de  cuerpo prevalecía sobre la base de educación política, disciplina consciente, prevalencia de los organismos y conducta personal acorde con los principios del PLD.

La preservación del  espíritu de cuerpo, basado del principio de unidad en la diversidad y en la unificación de criterios en torno a un auténtico proyecto de nación, deberían ser los soportes hoy en día  del  PLD y de sus relaciones con el Gobierno.

Duele decirlo, pero desde minoritarios litorales del Partido y del gobierno se promueven acciones y tipo de conducta que atentan contra la unidad del PLD y contra la extraordinaria gestión del  presidente Danilo Medina. Hoy más que nunca es imperativo  elevar la consigna de unidad en la diversidad y de que prevalezca el espíritu de cuerpo.

Tumor ético

Se recibe con buen agrado el anuncio del presidente de la Cámara de Diputados, sobre la eliminación del mentado Fondo de Gestión Social (barrilito) que disponía de unos cien millones de pesos anuales para innominados programas sociales, que incluía financiamiento para la preparación de habichuelas con dulce.
El presidente del hemiciclo, Abel Martinez dijo que esos fondos serian distribuidos entre hospitales y entidades promotoras de salud reconocidos por su credibilidad, manejo transparente y que brinden servicios a la población de menores ingresos.
En la Constitución de la Republica no se consigna autoridad a congresistas para repartir de manera personal y en forma discrecional recursos públicos, por lo que el Senado de la Republica también esta compelido a cerrar en lo inmediato el derrame de dinero que se dilapida a través de un programa similar.
Se admite que las cámaras legislativas operen algún programa de carácter global o colectivo para fines sociales, pero no es ético que se asigne, en el caso de los diputados, cincuenta mil pesos mensuales para que los distribuya a su mejor parecer entre sus representados.
Tampoco es legal ni legítimo que se consigne en favor de cada senador, el equivalente de un peso por cada habitante de la demarcación que representa, también para uso discrecional en programas, la mayoría de los cuales confluyen en beneficios electorales.
Lo pertinente seria que las partidas millonarias asignadas para los mentados “barrilito” y “cofrecito” sean excluidas por los propios legisladores que modificaran el proyecto de Presupuesto General del Estado 2015, con lo cual se pondría fin a una práctica amoral, ilegal y perniciosa.
Se resalta la decisión del presidente de la Cámara de Diputados, de disponer que los cien millones de pesos destinados al barrilito de ese hemiciclo se consignen a hospitales públicos, pero mejor sería que se borre por siempre del Senado y de la cámara baja esa cuenta de dispendio de dinero público.
Se saluda con moderado entusiasmo y legitima reserva la decisión de erradicar el barrilito de la cámara de Diputados, que debe ser total y definitiva, al igual que se espera y se exige que el Senado también proceda a extirpar ese tumor ético.

El destino domínico haitiano

El descubrimiento de América o encuentro entre dos mundos, del que hoy se cumplen 522 años, se erige como uno de los acontecimientos medulares en la historia universal, del cual la Isla Hispaniola cumpliría un rol protagónico como recipiente primero de la cultura de dominación que los ejércitos conquistadores derramaron hacia tierra firme.

La isla sobre la que se asentaron República Dominicana y Haití fue tierra de primacías, a pesar de que el Almirante de la Mar Oceánica llegó primero a territorio de Las Bahamas, que nunca colonizó, fue la Hispaniola el centro o nervio de la conquista y colonización.

Más de cinco siglos después de aquella extraordinaria empresa impulsada, más que por presunción científica, por avaricia y ambición, la Isla de Santo Domingo, experimenta aun un angustioso periodo histórico caracterizado por la relación accidentada entre dos naciones y pueblos que comparten su limitado espacio.

Lo que hoy es la base cultural, antropológica y política del Estado nacional comenzó a cimentarse al otro día del segundo viaje de Cristóbal Colón, en 1493, por lo que esa cultura hispánica que hereda la población de la parte este de la isla data de 521 años, tiempo mayor que cualquier otra nación del continente.

Haití representa el primer Estado de América y quizás del mundo que nace del rompimiento de las cadenas de la esclavitud a que fue sometida una vasta población de inmigrantes africanos y sus descendientes por el imperio de Francia, que llegó a convertir esa posesión en una de las colonias más ricas de América.

Si se toma como punto de partida el episodio histórico conocido como Devastaciones de Osorio, en 1605, puede decirse que como enclave humano, antropológico, cultural y político, el hoy pueblo haitiano lleva en la isla 409 años, convertido en Estado desde 1804, cuando simultáneamente proclamaron emancipación e independencia.

El descubrimiento o conquista de América estuvo inmediatamente vinculado a la creación del gentilicio que 352 años después adquiere, mediante la proclamación de independencia, ribete de Estado y de nación.

Los pueblos haitiano y dominicano, con cuerpos antropológicos e históricos muy diferenciados, están compelidos a consolidar una relación de hermandad, unidad en la diversidad, basado en el respeto y preservación de sus respectivos activos de tradición y cultura, así como de sus ordenamientos jurídicos.

La garantía de convivencia armoniosa entre los dos Estados y pueblo comienza por un efectivo control migratorio y plena vigencia de los principios de solidaridad y amistad, sin que en ningún caso se olvide el lugar físico que la historia asignó a cada cual en la Isla Hispaniola.

Publicado por El Nacional el 12 de octubre del 2014

La sonrisa de Danilo y Leonel

danilo-raineri-leonel

El 24 de septiembre, la mayoría de los periódicos dominicanos publicaron una foto donde el presidente Danilo Medina y el doctor Leonel Fernández figuran sonrientes junto al empresario Frank Rainieri, que fue tomada en el acto de apertura de la Iniciativa Global Clinton, en un hotel de Nueva York.

Algunos diarios atribuyeron al doctor Fernández decir que ambos pasaron revista a la situación política nacional, por lo que las sonrisas en esas imágenes indicaba que entre ambos líderes no habría diferencias mayores sobre temas esenciales del Gobierno y del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Después de ese encuentro, que pudo ser fortuito o programado, el mandatario dominicano pronunció un aplaudido discurso ante la 60ª. Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) y el ex presidente viajó a Boston, donde sostuvo un concurrido encuentro con la militancia peledeísta.

La sonrisa en Danilo y Leonel en esa fotografía, así como lo que se publicó sobre la revista que ambos pasaron sobre la situación política nacional, cayó aquí como bomba fragmentaria entre grupos mediáticos, económicos y políticos que apuestan a la división entre esos líderes del PLD.

A eso se atribuyó la acción delincuencial de un grupo de 12 a 15 antisociales enviados por titiriteros locales a pronunciar todo tipo de afrenta y ofensa contra el doctor Fernández, quien encabezaba un acto masivo en un restaurant del Alto Manhattan.

Al mismo tiempo, y como por arte de magia, se desempolvaron todos los expedientes penales contra gente del anterior gobierno, incluidos generales y coroneles, con el objetivo inmediato de apagar la sonrisa de Danilo y Leonel y contagiar del ébola de la intriga y la división al PLD.

Los que improvisaron el retrete en Washington Heights, son los mismos que se mofaban de las visitas sorpresa del Presidente a comunidades rurales, al decir que Danilo saltaba charquitos, pero enmudecieron cuando se supo que ese programa ha sido escogido por la FAO como modelo de abordaje a la pobreza.

La sonrisa de Leonel y Danilo estampada en esa memorable fotografía, representa una sólida expresión de la unidad en la diversidad que debe prevalecer en el PLD y de las magníficas relaciones que deben cultivar Gobierno y Partido.

Incurren en un craso error, quienes dentro del Gobierno y del Partido creen que la persecución política que sectores espurios desatan contra Leonel representa para ellos ganancia electoral. Deberían darse cuenta que el objetivo de esa gente es desalojar al PLD del Poder.

Publicado por El Nacional el 05 de octubre del 2014

Voz de aliento

El gobernador del Banco Central ha ofrecido la buena nueva de que la economía marcha viento en popa, impulsada desde el sector externo por un crecimiento moderado y sostenido del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos.

Como para despejar  todo tipo de duda en torno a tan categorice  afirmación, el licenciado Hector Valdez Albizu, dijo que la acreditada calificadora de riesgo JP Morgan ha ponderado también el comportamiento económico de Republica Dominicana.

Otra nota de alivio ofrecida por el titular de la Autoridad Monetaria ha sido  su  afirmación de que la tasa de cambio promedio  de RD$46 por US$1.0 no provocara alzas en los precios  ni mayores perjuicios a la economía, además de dudar que el tipo de cambio varié por encima de lo proyectado.

Después que el Poder Ejecutivo sometió al Congreso un proyecto de Presupuesto General definido por propios funcionarios como “muy apretado”, las declaraciones de Valdez Albizu sobre  las perspectivas de la economía resultan muy oportunas  y consoladoras.

El Gobierno ha cumplido cabalmente su meta de reducción del déficit fiscal, de 6.6% a 2.7% del PIB, en tanto que la meta consignada en  el Presupuesto de 2015, de llevarlo a 2.5% del PIB, aunque el monto de 630 mil millones de pesos, consignados  en la ley de Gastos no alcanza ni para afrontar el cumulo de urgencias nacionales.

Mientras economías como las de Brasil, Argentina, Venezuela, Costa Rica y Guatemala,  sufren percances  coyunturales, la dominicana  transita el camino de superar las proyecciones de crecimiento hechas por organismos multilaterales y  agencias calificadoras.

Se resalta como otro aspecto positivo el proyecto de ley que  elevaría  el nivel de capitalización del Banco de reservas de  RD$3,500 millones a RD$15 mil millones, lo que permitiría incrementar su capacidad de negocios,  consolidación  de su patrimonio y mejoría  en la calificación internacional de riesgo.

Las declaraciones  optimistas del gobernador del Banco Central resultan  en insumo efectivo  para  ayudar  al crecimiento y calidad de la inversión extranjera,  de las exportaciones y de la mejoría  del clima de negocio, en una economía  que como la dominicana requiere también de  elevadas dosis de aliento.

Danilo en la FAO

Buen discurso
El presidente Danilo Medina pronunció hoy en Roma un discurso muy especial ante la XXIV Reunión de la Agencia de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), porque abordó el impacto que sobre el desarrollo agropecuario ha tenido su programa de visita sorpresa a comunidades rurales.
Por las estadísticas en generación de empleo, aumento de la producción, productividad y mejoría en la calidad de vida, ese programa atrajo la atención de la FAO y motivó que el mandatario lo usara como tema de su participación ante un foro mundial que promueve la meta de “alimentar al mundo cuidando al planeta”.
El mandatario también aprovechó la ocasión para resaltar que en los primeros 18 meses de su gobierno la pobreza se redujo en seis puntos porcentuales, lo que significa que unas 500 mil personas rebasaron su situación de pobreza, logro que atribuye a lo que define como apoyo de las autoridades al campo.
Al señalar que la producción del sector agropecuario creció en 2013 un 16.5%, el presidente dijo que ha sido el resultado de la atención que su gobierno brinda a los productores agrícolas y pecuarios y destacó que el área de superficie sembrada aumento en un 7% y el valor de las exportaciones agropecuarias en un 21%.
Lo que comenzó como rutinarias visitas del presidente Medina a comunidades rurales, parece convertirse en el sostén de lo que el propio mandatario define como una revolución en el sector agropecuario, que se impulsa a través de la democratización del crédito y la asistencia técnica a productores.
Ahora se sabe que el programa de “Vivistas Sorpresas” es coordinado por el Fondo Especial de Desarrollo Agropecuario (Feda) y que asociaciones de productores reciben crédito con bajas tasas de interés, asistencia técnica y construcción de infraestructura.
Aun a reservas de someter a escrutinios los alcances reales de las cifras ofrecidas por el presidente en Roma sobre disminución de pobreza, incremento de empleo, aumento de la producción y las exportaciones, puede decirse que ese programa tiene méritos suficientes para servir de referencia de como promover equidad social.
El discurso del presidente Danilo Medina ante la FAO ha sido alentador, positivo, promisorio y contagiante de una manifiesta voluntad política de promover equidad a través de una mejor distribución del ingreso público y de la democratización del crédito. Fue, en definitiva una buen discurso.

La otra cara del Presupuesto

Magia y maravilla

Sobre las mismas bases de un régimen de inequidad tributaria y fiscal, el Gobierno ha diseñado un Presupuesto General del Estado para el 2016, basado en el propósito de  garantizar sostenibilidad a las finanzas públicas, o algo  así como  hacer magia para mantener  equilibrio entre ingreso  y gasto.

Resulta muy difícil estructurar un Presupuesto basado en control o reducción del déficit fiscal con capacidad para financiar una parte de las urgencias nacionales, si de arrancada se sabe que esas necesidades financieras alcanzan el 24% del PIB y los ingresos  solo  el 14%.

Es como si el marido le pide a su mujer que con cinco mil pesos supla requerimientos del hogar que suman 15 mil pesos, porque el problema no está por el lado del gasto,  sino del ingreso, como ocurre ahora, que la presión fiscal solo llega a 14%, pero las obligaciones de las finanzas públicas son del 24%.

El Gobierno ha hecho malabares y maravillas en la distribución de un Presupuesto General que apenas se incrementa en 2.9% en relación al que se ejecuta este año, aunque el déficit o financiamiento se reduce de 2.8% del PIB a 2.5%, lo que indica que en termino proporcional es prácticamente el mismo monto de 2014.

De esos 17 mil millones de pesos adicionales, solo el cumplimiento de la ley  del 4% a la educación, se lleva más de diez mil millones, pues la asignación a Al ministerio de Educación se elevara de  109 mil a 119 mil millones, en número redondo.

De los siete mil millones  sobrantes, cinco mil han sido consignados  a la cartera de Salud. Lo demás es magia y maravilla en  el arte de quitar y poner, especialmente para  procurar más dinero para  el Gabinete Social y  al Fondo de Desarrollo Agropecuario (Feda), que se ha convertido en santuario de la equidad presupuestal.

Todos reclaman del Gobierno elaborar un Presupuesto equilibrado, con superávit primario, pero al mismo tiempo que financie la Seguridad Social,  que aumente los salarios, que incremente el crédito a la Pimes, que construya la presa de Monte Grande, la autopista  Cibao sur y mil obras más.

Pero a pocos se les ocurre pensar o plantear que si no se aborda el problema por el lado de aumentar los ingresos fiscales nunca  será posible satisfacer ni mínimamente  tan creciente demanda de peces y panes. El problema es que  el ingreso  es de 14% del PIB y los requerimientos de inversión  suben al 24%.

La verdad silenciosa

Moodys rebajó la calificación de los bonos costarricenses, de Baa3 a Baa1,  que los reducen a  la categoría de “especulativa” o “basura” y provoca que  Costa Rica pierda el nivel de inversión que había  alcanzado hace cuatro años.

La drástica decisión de esa calificadora de riesgos obedece al hecho de que la debilidad institucional del país impide concretar una reforma fiscal en los próximos años, por lo que se incrementan los déficits  fiscales y la deuda pública.

Ese traspié en una economía que fue por muchos años paradigma de fortaleza,  sanidad, planificación y crecimiento debería servir de referencia a Republica Dominicana para no incurrir en los mismos errores que motivan que hoy los  bonos ticos se conviertan en volátiles papeles especulativos.

Para no repetir la experiencia de Costa Rica, economistas y gremios empresariales reclaman del Gobierno reducir aún más el déficit fiscal, el Gasto Publico y evitar endeudamiento, algo así como morirse en la víspera.

Las calificadoras Modys, Estándar and Poor y Fitch, colocan la deuda publica dominicana en  sus equivalentes a  riesgo “B” y B-mas, lo que significa “suficiente capacidad de pago de capital e intereses”, aunque  susceptible a debilitarse ante cambios en la economía…”

Para que aquí no se reedite el drama costarricense, Estándar and Poors aconseja “un crecimiento económico más rápido, junto con reformas fiscales que amplíen la base de recaudación y brinden mayor flexibilidad fiscal.” Agrega que falta de lo anterior “intensifica la vulnerabilidad a un repunte súbito de los precios de los commodities, especialmente el petróleo”.

Como puede apreciarse, el mayor riesgo de que  se produzca “la explosión”, que mercadean gremios empresariales y economistas al servicio de intereses corporativo, es la ausencia de “reformas fiscales” que “brinden mayor flexibilidad fiscal”, lo que se explica  en el hecho de que la presión tributaria (recaudación como proporción del PIB) sea solo de un 14%, cuando el promedio en la región es de 21%.

Mucho se habla del excesivo déficit fiscal (6.6%) en el que incurrió el gobierno del PLD en 2012, pero mismos funcionarios que fueron protagonistas de esa gestión, olvidan que  ese nivel de endeudamiento evitó un derrumbe global de la economía y de la gobernabilidad política. Por razones que pueden explicarse.

El gobernó de Danilo Medina ha logrado reducir drásticamente el déficit fiscal (a 2.7 del PIB), y el endeudamiento de un 44% a un 40” del PIB, además de impregnar calidad al Gasto Publico. Pero los gremios  empresariales rehúsan promover una fiscalidad responsable y rechazan reducir los elevados niveles de exenciones. Así no se puede.

Publicado por El Nacional el 21 de septiembre del 2014

 

Pugna peligrosa

El presidente de la Junta Central Electoral (JCE) ha denunciado que desde el Poder Ejecutivo hay interés por controlar a la institución, propósito al que atribuyó que se haya emprendido una supuesta campaña para desmeritarla, que definió como una aventura que afectaría a la democracia.
La denuncia del doctor Roberto Rosario Márquez tiene ribetes de muy grave, sin importar si puede ser acompañada con los elementos de pruebas pertinentes, porque evidencia la prevalencia de una relación al menos tensa entre el Gobierno y la JCE.
El conflicto parece tener raíces en declaraciones atribuidas al contralor general de la República, Rafael Germosén Andújar, de que esa dependencia tiene autoridad para fiscalizar fondos públicos administrados por el tribunal de elecciones, así como los requerimientos para que la JCE cumpla con la Ley de Compras y Contrataciones del Estado.
Rosario Márquez rechaza que esos órganos oficiales tengan competencia sobre la Junta e insiste en que desde el Poder Ejecutivo se ejecuta una campaña para desmeritar a la JCE y a su presidente, lo que estimo tendría afectación sobre el proceso electoral que se avecina.
Es difícil atribuir malas intenciones a funcionarios que dicen procurar que se garantice transparencia en el uso y destino de fondos públicos o en licitaciones para compras y contrataciones en dependencias estatales, pero es menester establecer si esas dependencias oficiales poseen calidad para incursionar en el fuero de un órgano con los niveles de autonomía de la JCE.
Ese conflicto de competencia entre poderes del Estado solo podría dilucidarse en el Tribunal Constitucional, porque se trata de interpretaciones dispares en torno a la Ley Sustantiva, por lo que sería conveniente que las partes escojan esa vía y no la de la pugna pública.
Es obvio que ningún funcionario o institución pública está por encima de la ley, pero tampoco nadie puede abrogarse más atribuciones o poder que lo que confiere la ley, por lo que tanto el presidente de la JCE, como los funcionarios inquisidores está en obligación de ajustarse a la normativa constitucional o adjetiva que rigen sus respectivos litorales.
Lo prudente seria que desde el ámbito del Gobierno se ofrezcan seguridades de que no se persigue ni se apadrina hostilidad contra el tribunal de elecciones y que el conflicto de competencia, si no encuentra resolución por a través del diálogo, sea dirimido en el Tribunal Constitucional.