Para hablar mentiras…

Igual que en una audiencia, en la campaña electoral se acepta como bueno y válido que los candidatos interpreten a favor de su causa los hechos, estadísticas, declaraciones o cualquier otra evidencia, pero lo que no se permite es mentir deliberadamente con el propósito de engañar o confundir.

Para el electorado no resulta de buen gusto que quien aspire a la presidencia de la República acuda a la televisión con el insano propósito de desdibujar la realidad económica, social y política, con el único propósito de intentar obtener provecho político.

No hay que olvidarse que los hechos siempre son tozudos y que un momento histórico no puede ser borrado con mentiras ni aun con medias verdades. Lo ético aconseja que al describir un escenario no se altere su objetividad, aunque se minimice o se firme que se transformaría para bien.
¿Cómo puede un candidato afirmar por televisión que el Gobierno del presidente Medina no ha hecho nada en el plano de la vivienda, y hasta negar que esta gestión haya iniciado y concluido el proyecto habitacional de Boca de Cachón, Jimaní?.

No creo yo que un candidato presidencial ignore el dato de que el Gobierno instituyó la figura del fideicomiso para garantizar una gran alianza público privada que construye miles de unidades habitacionales de bajo costo para familia clase medio y de menores ingresos.

Un candidato, cualquiera que sea, degrada su imagen ante la ciudadanía, si carece de valor para reconocer que la economía dominicana mantiene su condición de estabilidad y crecimiento, con marcado control fiscal y con baja inflación.

Se acepta que un aspirante a la Presidencia asuma el discurso de la inseguridad pública, pero no debería ocultar que República Dominicana figura entre los países con menor índice de criminalidad real, como lo admitió el presidente del Conep.

Tampoco puede hablar de desempleo, sin reconocer que se han creado 400 mil nuevos puestos de trabajo, ni de pobreza, sin reconocer que 420 mil pesos han salido ascendidos a clase media. Tampoco referirse a la Seguridad Social, sin admitir que más de seis millones de dominicanos han sido incorporados a ese sistema.

Se puede decir que un posible gobierno de ese candidato mejorara aún más al sector educativo, pero no es ético negar que un millón de estudiantes han sido incorporado a las tandas extendidas y que se han construidos mucho más de 20 mil aulas.

Ese candidato pretendió borrar con palabras las bondades de las visitas sorpresas, del la democratización del crédito y del programa de construcción de infraestructura, así como del proyecto de generación eléctrica Punta Catalina. Para hablar mentiras y comer pescado, hay que tener cuidado.

Publicado por El Nacional el 07 de febrero del 2016

!A correr!

                                           

La Junta Central Electoral (JCE) proclamará mañana el inicio oficial de la campaña electoral, adelantada hace tiempo por una febril actividad proselitistas de partidos y candidatos que se disputan el voto de seis millones 765 mil 134 electores, con derecho a sufragar el 15 de mayo.

El domingo, El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), formalizó la candidatura presidencial de Danilo Medina, durante una concentración en el Palacio de los Deportes, y el Partido Reformista Social Cristiano hizo lo propio, al juramentar a Luis Abinader como su candidato,  durante un acto en  la Arena, de Santiago.

Desde hoy y hasta el 13 de mayo, la ley  ampara  a las organizaciones políticas a celebrar mítines, caravanas o reuniones  al aire libre en todo el territorio nacional, en una jornada proselitista que la sociedad espera que se desarrolle de manera pacífica, matizada por la tolerancia y el respeto al derecho  ajeno.

Se resalta que el padrón electoral cuenta con  262 mil 168  nuevos votantes, lo que seguramente recibirán atención especial en los discursos de los candidatos, porque su sufragio podría ser la diferencia  en los cómputos finales de la votación.

También se destaca que las provincias con mayor concentración de electores serian la de Santo Domingo (20.65%), Santiago (10.34%), San Cristóbal (5.52%) y La Vega (4.21%), además del Distrito Nacional, con 10.84%, por lo que se deduce que  el grueso de las actividades  de promoción electoral estará concentrados en esos territorios.

Los candidatos presidenciales tendrán que emplearse a fondo en el diseño y promoción de discursos políticos de calidad dirigidos a los segmentos mujer y juventud, que representan la mayoría de los votantes y quienes padecen de manera más directa la afectación  por  inflación y desempleo.

El concepto de Aldea Global ha de tener mayor actualidad y atención en la campaña electoral que se inicia hoy, en razón de que el 5.52% de los electores  residen en  el exterior, especialmente en Estados Unidos, un porcentaje que  en determinadas circunstancia podría ser la diferencia  entre triunfo o revés.

A partir de mañana, Gobierno y clase política y JCE están compelidos a garantizar un proceso electoral limpio, transparente, con igualdad de participación, que genere unas votaciones masivas y un resultado incuestionable. Así lo espera y así lo exige la sociedad.

Triunfó la Unidad!

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y fuerzas aliadas proclaman hoy de manera formal la candidatura presidencial de Danilo Medina durante un acto matizado por la adhesión, promoción y cultivo de la unidad partidaria.

Para entender la trascendencia política de esa actividad, encabezada por el presidente del Partido, doctor Leonel Fernández, hay que remitirse a la grave crisis de hace casi un año que puso al borde de la división al PLD y, por vía de consecuencia en grave riesgo al espacio democrático.

En ese difícil trance, gente desde dentro y desde fuera alimentaban con fuego de irracionalidad la tea de la discordia, sin ofrecer vías de escape a la crisis, porque para muchos lo mejor hubiese sido que entre el mar.

En el fragor de esa crisis, el doctor Fernández nunca perdió la ecuanimidad ni instó a sus tropas a marchar sobre murallas contrarias, aun cuando emisarios y correos daban cuentas de que Troya ardía. En todo momento, Leonel tuvo un discurso unitario, absolutamente unitario. A mí me consta.

No me sorprendí cuando el presidente Danilo Medina comenzó una conversación con un reducido grupo de periodistas, entre los que estaba yo, con el señalamiento de que Leonel ha sido en gran impulsor de la formidable infraestructura física del país y de su modernización jurídica.

Más o menos nos dijo que gracias a esa obra de Fernández, él (Danilo) podría encauzar su gobierno básicamente sobre políticas de redistribución del ingreso, democratización del crédito, creación de empleos y promoción de la educación.

No se debería olvidar que el Comité Político del PLD aprobó de manera unánime un acuerdo de solución definitiva a la crisis planteada, del que solo faltan algunos puntos por cumplir, lo que indica que el liderazgo del partido en todo momento estuvo del lado de la unidad en la diversidad.

Legítimas aspiraciones a candidaturas congresuales y municipales activaron tipos confrontación a nivel de miembros de órganos de dirección y de militancia que ofrecieron la falsa impresión de un rebrote de la crisis mayor, cuando en realidad eso se quedó en el plano de algunos resabios personales.

El presidente candidato Danilo Medina y el presidente del PLD, Leonel Fernández se reencuentran hoy con la unidad basada en el compromiso de impulsar un proyecto de nación que promueve auténtica democracia sustentada en el crecimiento, el desarrollo, la modernidad y la equidad.

Publicado por El Nacional el 31 de enero 2016

¡Triunfó la unidad!

A rajatabla

 

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y fuerzas aliadas proclaman hoy de manera formal la candidatura presidencial de Danilo Medina durante un acto matizado por la adhesión, promoción y cultivo de la unidad partidaria.

Para entender la trascendencia política de esa actividad, encabezada por  el presidente del Partido, doctor Leonel Fernández, hay que remitirse a la grave crisis de hace casi un año que  puso al borde de la división  al PLD y, por vía de consecuencia  en grave riesgo  al espacio democrático.

En ese difícil trance, gente desde dentro y desde fuera alimentaban con fuego de irracionalidad la tea de la discordia, sin ofrecer  vías de escape a la crisis, porque para muchos lo mejor hubiese sido que entre el mar.

En el fragor de esa crisis, el doctor Fernández nunca perdió la ecuanimidad ni instó a sus tropas a marchar sobre murallas contrarias, aun cuando emisarios y correos daban cuentas de que Troya ardía. En todo momento, Leonel tuvo un discurso unitario, absolutamente unitario. A mí me consta.

No me sorprendí cuando el presidente Danilo Medina comenzó una conversación con un reducido grupo de periodistas, entre los que estaba yo, con el señalamiento de que Leonel ha sido en gran  impulsor de la formidable infraestructura  física del país y de su modernización jurídica.

Más o menos nos dijo que gracias a esa obra de Fernández, él (Danilo) podría encausar su gobierno básicamente sobre políticas de redistribución del ingreso, democratización del  crédito, creación de empleos y promoción de la educación.

No se debería olvidar que el Comité Político del PLD  aprobó de manera unánime un acuerdo de solución definitiva a la  crisis planteada, del que solo faltan algunos puntos por cumplir, lo que indica que el liderazgo del partido en todo momento estuvo del lado de  la unidad en la diversidad.

Legítimas aspiraciones a candidaturas  congresuales y municipales activaron tipos confrontación a nivel de miembros de órganos de dirección y de militancia que ofrecieron la falsa impresión de un rebrote de la crisis mayor, cuando en realidad eso se quedó en el plano de algunos resabios personales.

El presidente candidato Danilo Medina y el presidente del PLD, Leonel Fernández se reencuentran hoy con la unidad basada en el compromiso de impulsar un proyecto de nación que promueve auténtica democracia sustentada en el crecimiento, el desarrollo, la modernidad y la equidad.

 

 

 

Turismo de RD en auge

A rajatabla

 

                              Dominicana en Fitur

 

MADRID.- La participación de República Dominicana en la Feria Internacional  de Turismo de España (Fitur 2016) permite  aquilatar el excepcional momento de desarrollo y consolidación que experimenta  la  industria turística nacional que  el año pasado aporto ingresos en divisas por casi seis mil millones de dólares.

El stand dominicano, uno de los vistosos dentro del pabellón  de países latinoamericanos y caribeños, acogió numerosas empresas del sector  turístico que promovieron  con notable éxito sus ofertas hoteleras y propuestas de inversión para  ampliar o  construir hoteles o negocios relacionados con la industria.

Los tres principales bancos dominicanos estuvieron presentes en  este  importante recinto ferial donde lograron captar en conjunto casi mil millones de dólares en portafolio de inversiones por parte de los más relevantes consorcios  turísticos de España y  Europa.

Solo el Banco de Reservas captó inversiones o financiamientos para  construcción de nuevos hoteles, restaurantes discotecas o incremento de ofertas habitacionales, por más de 400 millones de dólares, lo que demuestra el  tremendo impulso  de una industria que  en 2016 creció un  nueve por ciento.

El pabellón dominicano en Fitur fue uno de los más visitados por  empresarios e inversionistas que  sostuvieron  incontables rondas de negocios con  el ministro de Turismo, Francisco Javier García,  el administrador de Banreservas, Enrique Ramírez Paniagua y  ejecutivos de otras  instituciones financieras, así como de promotores nacionales

Más de un centenar de empresarios  e inversionistas nacionales y extranjeros  acudieron a una cena de gala ofrecida por Banreservas y Turismo con motivo de la Feria, donde  se presento  una especie de relanzamiento de la gastronomía dominicana  a cargo de la afamada chef Tita, con lo que se agrega  una cocina más depurada a la oferta turística nacional.

Estoy convencido  que  la meta trazada por el presidente Danilo Medina, de  alcanzar en 2020 la cifra de diez millones de   turistas por año, se alcanzara mucho antes de esa fecha, porque  gobierno y sector privado han mancomunado esfuerzo y entusiasmo para impulsar a un sector que tiene la particularidad  de arrear a los demás sectores de la economía.

En efecto, cuando crece el turismo, crece también la construcción, los negocios financieros, la agropecuaria, la industria, las Pymes, el transporte y otras áreas de la economía, que en conjunto contribuyen  con  el  crecimiento del PIB y la estabilidad macroeconómica.

Los dominicanos estamos compelidos  a  cuidar esa pujante industria del turismo, que en 2020 aportara a la economía más de diez mil millones de  dólares, además de incrementar  empleos, convertido también en motor de la economía.

Delirium

En una contienda electoral, candidatos y partidos se esfuerzan por promover sus ofertas de gobierno con el propósito de lograr la intención de voto de la mayoría de los sufragantes y obtener así la victoria a nivel presidencial, congresual o municipal. Al menos así era antes de que aquí se pusiera en vigor otro método.

El principal candidato opositor corrió virtualmente solo durante más de un año en la pista electoral, sin que ni él ni su partido aprovecharan tiempo y espacio para posesionar algún discurso novedoso que concitara atención del votante.

Sus asesores lo han puesto a dar vuelta en círculo entre palabrerías, en las cuales no coordinan la exagerada proporción de adjetivos frente a los sustantivos y verbos, por lo que equivocadamente ha cavado un gran hueco donde el candidato escucha su propio eco de manera constante, sin cesar.

Lo han obligado a hablar sin principio ni final sobre endeudamiento, corrupción, inseguridad, educación, salud, agropecuaria, visitas sorpresas, justicia, presupuesto, crecimiento económico, sin poder ofrecer diagnósticos convincentes o propuestas alentadoras o novedosas.

A más de un año de tanto hablar, el ciudadano ordinario no tiene noción de lo que haría o dejaría de hacer en caso de que ganara las elecciones de mayo 15, porque su mensaje ha sido más inquisidor que reflexivo, algo así como quien tropieza muchas veces con la misma piedra.

No se exhibe buen juicio cuando se convoca a la izquierda a un mentado frente opositor, pero se pacta con la derecha un acuerdo propio de la película “Piratas del Caribe”, menos cuando se proclama defender los intereses de los más desposeídos, pero le ofrece candidaturas y plazas electorales a las familias más ricas, a las que además le promete amplitud de privilegios.

Se entiende como muy difícil poder vencer a un candidato presidente que mantiene la nave de la economía navegando por aguas mansas y que distribuye adecuadamente panes y peces, pero no es compatible con el entendimiento que un candidato de su envergadura imite al can que sin ningún sentido intenta morderse la cola.

Nada de lo que he dicho tendría ningún peligro ni trascendencia, si no fuera porque el delirio del candidato y de su equipo anuncio un giro del ridículo histrionismo a una praxis de desesperante anarquía.

Otra cosa no se podría entender de un candidato que anuncia “protestas públicas para reclamar rebaja de precios de combustibles y electricidad, en vez de exhortar a los votantes que le permitan llegar a la Presidencia dentro de cuatro meses para disponer de esas reducciones.

El valor de la disciplina

 

                            

Porque la realidad es independiente a la voluntad de quien la aborda y porque los hechos son tozudos, Danilo Medina ganará con relativa facilidad las elecciones del 15 de mayo, sustentado en una excelente gestión de gobierno y un buen desempeño de la economía.

Aunque la suerte o la casualidad son categorías que deben tomarse en cuenta, la verdad es que en los próximos cinco meses en los entornos interno o externo no se avizoran nubarrones ni cataclismos en el orden económico o social, por lo que  el triunfo electoral del PLD y aliados es muy previsible.

A más de eso, el liderazgo del PLD pudo superar una cruenta crisis interna que lo puso en riesgo de perder el Poder y cuyo recetario de solución fue aprobado a unanimidad por su Comité Político y luego refrendado por los demás órganos de dirección.

Ese acuerdo salvador incluyó la ratificación en sus nominaciones de los senadores y diputados, así como formas especiales de escogencias de los alcaldes, además de la reserva que se adjudica el CP para  realizar  necesarias  negociaciones  con partidos aliados.

Es por eso que resulta incomprensible que dirigentes o militantes peledeistas de larga data den riendas sueltas a desproporcionados resabios porque, a consecuencia del acuerdo en el Comité Político, no alcanzaron propósitos o metas personales, en el orden de nominaciones congresuales o municipales.

El doctor Leonel Fernández, presidente y líder del PLD, y el  licenciado Danilo Medina,  jefe de Estado y candidato presidencial,  coinciden  en el mensaje y la acción política dirigida a garantizar el triunfo electoral y consolidar la condición de ese  partido  como primera institución partidaria de la nación.

Ninguna aspiración a candidatura a senador, diputado, alcalde, o regidor puede estar por encima del interés  supremo que ha definido la dirección del partido, ni  aun en los casos en los cuales tal o cual persona alegue que se ha sacrificado, porque el interés del Partido prevalece sobre el señalado por cualquiera de sus miembros.

De labios del presidente Medina ni del doctor Fernández se escuchara en público o en privado ninguna expresión que lacere el propósito común de unidad en la diversidad y de  trabajar para alcanzar un triunfo electoral contundente que  afiance el proyecto de nación que impulsa el PLD.

Vale la pena recordar que en partidos con membresía predominantemente pequeño burguesa, la disciplina es mayor garante de la unidad que la disciplina, sin llegar a pensar que los miembros del PLD deben actuar como borregos,  sino  personas consciente, valiente y disciplinada.

Día de Reyes

                                 

Aunque rememora la larga caminata de tres extranjeros hasta el pesebre donde nació el niño Jesús para regalarle oro, incienso y mirra, el Día de Reyes, que se conmemora hoy, parece signado por la injusticia porque los regalos de amor y juguetes no alcanzan para todos los infantes.

En una sociedad aun enferma de iniquidad, miles de niños, niñas y adolescentes sufren hambre, desnutrición, de servicios de salud y educación, o carecen de un techo digno donde guarecerse.

La historia de los Reyes Magos se traduce en el compromiso de amar y proteger a los niños porque  ellos representan  la inocencia  del hijo del hombre que 33 años  después derramó su  sangre para  redimir el pecado.

Gobierno y poderes públicos están compelidos a avanzar más decididamente hacia la conformación de una sociedad donde los niños sean el centro de atención y reciban, toda la protección del Estado para que se crezcan y se desarrollen  con los mayores estándares de  salud, alimentación educación y recreación.

Duele saber que el 25% de todas las parturientas que acuden a maternidades públicas son niñas o adolescentes, con edades que oscilan entre once a 17 años, lo que demuestra que el Ministerio Publico no cumple ni mínimamente su rol de tutor de los menores.

Los niños, niñas y adolescentes representan el mayor número de víctimas de  virus y epidemias como  cólera, dengue o chicungunya, y son muchos los que mueren en los hospitales por incumplimiento de protocolos  de prevención o diagnóstico.

Se resalta el esfuerzo del Gobierno por impulsar  unas educaciones públicas de calidad, con tanda extendida y personal docente bien entrenado, así como con la construcción de nuevos planteles escolares y estancia infantiles, porque esas iniciativas impactan directamente en el bienestar de niños y sus familias.

A lo que se aspira es a que Gobierno, familia y sociedad cumplan cabalmente con su deber de proveer a la niñez del necesario amor y de todas las condiciones materiales que les permita convertirse en hombres y mujeres libres del sufrimiento que conlleva  el abuso físico y e

2016

Sería ocioso repetir la lista de logros alcanzado por República Dominicana en materia de crecimiento y consolidación de su economía, generación de empleo democratización del crédito, asistencia a productores agropecuarios, recuperación de las zonas francas, incremento de las exportaciones y de la inversión extranjera, así como mejoría en turismo y remesas.

No se requiere ahora repasar páginas que cuentan historia de éxito, sino revisar la bitácora que conduce a la nación hacia el cumplimiento de nuevos y mayores compromisos como forma de acelerar la marcha hacia el anhelado estadio de prosperidad y justicia social.

Aun matizado por una campaña electoral, con previsible desenlace en las urnas, 2016 presenta credenciales como un buen año que adelanta atractivas ofertas de consolidación y avance a la sociedad dominicana, incluida la previsión de aumento de su PIB, mayor control del déficit fiscal y de mejoría en su balanza de pagos.

Agencias bursátiles y calificadoras de riesgo sitúan el precio del petróleo en un promedio menor a 40 dólares el barril, lo que serviría de contrapeso a la economía dominicana para afrontar efectos del incremento del tipo de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Se ofrecen seguridades de que el Departamento de Agricultura estadounidense levantaría la veda a las exportaciones de vegetales dominicanos, impuesta por la presencia aquí de la Mosca Mediterránea, lo que ayudaría a relanzar un sector agropecuario que ha sido pujante.

La recuperación de la economía norteamericana impulsará el incremento de las exportaciones nacionales a ese mercado y p a una reducción en el marcado déficit del intercambio comercial, así como a aumentar el flujo de turistas provenientes de esa nación, y de las remesas de los dominicanos.

El Gobierno ya cumplió con la meta de generar 400 mil empleos en cuatro años, por lo que en 2016, los nuevos nichos de ocupaciones relanzan una sostenida tendencia que debería hacer énfasis en el primer empleo para jóvenes que egresan de universidades y centros tecnológicos.

El impulso a la educación y a la salud, con la construcción y reparación de más escuelas y hospitales, entrenamiento del cuerpo docente y equipamiento de centros asistenciales y planteles escolares debe mantenerse como tarea esencial este año por parte del Gobierno.

La seguridad ciudadana se erige como el compromiso de mayor clamor ciudadano, una responsabilidad que el presidente Danilo Medina no ha eludido cumplir, pero que requiere de mayor y más intenso abordaje en 2016, que, con Dios por delante, será otro año repleto de realizaciones.

Publicado por El Nacional el 3 de enero del 2016

Viejo año

                                      

El 2015, que expira esta medianoche deja un gran lienzo negro sobre una vasta geografía del enfermo planeta que también hereda de su calendario cruentas guerras, terrorismo, intolerancia, represión, crisis económica y exclusión social.

Fueron la mayoría de sus días y meses tiempo aciago para los cinco continentes, naciones grandes y pequeñas, unas que padecieron crack financiero y las otras que incrementaron sus inventarios de miseria y hambre.

Lejos de concluir, en 2015, los conflictos del Golfo Pérsico, Medio Oriente y de la sufrida África, con su fallida primavera, se agravaron, como si se colocaran en una espiral sin retorno.

Europa no es ni será igual después de esta medianoche porque su otrora proyecto de unidad territorial, monetaria y política, se transforma en una gran alambrada que intenta frenar el éxodo de millones de almas que huyen del infierno terrenal.

Este agónico año contagió con su desgracia visceral a una América Latina que en 2014 entonaba canciones de progreso en un karaoke colectivo de crecimiento económico, interrumpido por la repentina enfermedad de la economía China, que motivó también el ingreso de las finanzas de Brasil, Argentina y Venezuela a la sala de cuidados intensivos.

Desde el sur del Rio Bravo hasta la Patagonia, solo las economías de Panamá, Bolivia y República Dominicana respiran libremente, con tasas de crecimiento muchas veces mayor al promedio de la región, que en 2016 será de apenas 0,2%.

En sentido general, 2015 no ha sido un mal año para la Patria de Duarte, que aun así ha padecido particulares dolencias en los ámbitos social e institucional, pero su esqueleto económico se diagnostica sano y en crecimiento, con advertencia de mantener estricta vigilancia en el desempeño de su macroeconomía, especialmente lo relacionado con  el déficit fiscal y el endeudamiento público.

El Nacional desea que el Altísimo colme grandemente de bendiciones a todos los dominicanos y que el 2016 arribe con una carga de bienaventuranza y progreso para este pueblo  generoso y solidario y para  todos los pueblos del mundo.